miércoles, 29 de octubre de 2014

Expresidente de Cajasol, citado como imputado tras denuncia por un préstamo

La juez de Instrucción 5 de Sevilla ha citado como imputado al expresidente de Cajasol Antonio Pulido por los presuntos delitos de estafa y falsedad documental que habría cometido tras la denuncia de la Urbanizadora Rojas por un préstamo en el que se incluyó una adenda que les impedía cobrar el dinero.

Pulido está citado como imputado el próximo 3 de noviembre junto a otros cuatro antiguos directivos de la entidad bancaria, ahora integrada en Caixabank, según el auto judicial, al que ha tenido acceso Efe.

Fuentes de la empresa han explicado que el grupo reclama a Pulido y a los otros directivos 34 millones de euros, la cantidad que no pudieron cobrar por el anexo incluido en el préstamo que pidieron en 2010 como "argucia" y sin que tuvieran conocimiento los empresarios.

Según la empresa, Cajasol les exigió para acceder al préstamo, concedido en principio en condiciones favorables, tener vendido el 90 % de los pisos de protección oficial de los que se hacían cargo en la zona de Entrenúcleos, en Dos Hermanas (Sevilla), cuando sabían que solo estaban vendidos el 50 %.

Continuar leyendo esta noticia 

NUEVO PRESIDENTE EN LIBERBANK


El consejo de administración de Liberbank ha acordado el nombramiento de Pedro Manuel Rivero Torre como presidente no ejecutivo de la entidad
Todo sobre este nombramiento, CNMV, desde la empresa, desde los sindicatos. la prensa

http://ddrliberbank.blogspot.com.es/2014/10/liberbank-nombra-nuevo-presidente-tras.html

domingo, 26 de octubre de 2014

BANCO DE ESPAÑA, Presentación de resultados del ejercicio de evaluación global de activos del BCE


La banca española no necesitará captar más capital a raíz del examen europeo a la banca. El sector celebró este domingo con euforia los resultados del examen del Banco Central Europeo (BCE) y la Autoridad Bancaria Europea (EBA). En las dos anteriores pruebas de resistencia, los bancos españoles salieron relativamente mal parados por la debilidad de las cajas. Ahora, tras las inyecciones públicas de 40.000 millones recibidas el verano pasado y las provisiones realizadas por las entidades, la situación ha cambiado.
En general, las 15 entidades españolas analizadas han sacado buenas notas en las pruebas y sólo una, Liberbank, tiene un suspenso, pero con un déficit de capital mínimo que ya ha cubierto. Los resultados suponen un respaldo para el Banco de España, ya que los bancos españoles son a los que se han penalizado menos las carteras de créditos de toda la zona euro en proporción al total de activos analizados. Kutxabank saca la mejor nota entre todos los bancos españoles, seguida por Bankinter y Bankia, esta última tras recibir multimillonarias ayudas públicas.
Liberbank es la única entidad española entre las 25 de la zona euro que no aprueban el test de solvencia europeo, por un déficit de capital de 32,24 millones, pero la entidad presidida por Manuel Menéndez ha tomado medidas para reforzar su capital por 636,76 millones durante 2014, con lo que este déficit de capital está sobradamente cubierto. Liberbank, además, aprueba la parte de las pruebas de resistencia, con un 5,62% en el escenario adverso, por encima del 5,5% exigido, sin necesidad de la ampliación.
El resto de entidades españolas ha superado los umbrales establecidos en el ejercicio con un margen de holgura considerable. De hecho, la ratio de capital de todas las entidades españolas excepto una (Liberbank) supera en más de 2 puntos porcentuales el umbral del 5,5% que se estableció para el escenario adverso de las pruebas de resistencia. Teniendo en cuenta las medidas tomadas en 2014, Liberbank pasaría la prueba con un margen muy superior a los 2 puntos porcentuales.
Para el conjunto del sector, en el escenario adverso se observa una reducción de la ratio de capital de 3 puntos porcentuales en la media europea. En España este impacto ha sido mucho menor, situándose en torno a 1,4 puntos porcentuales. Como consecuencia de las pruebas, 25 entidades de la zona euro han quedado por debajo de alguno de los umbrales establecidos y por tanto de acuerdo con la metodología presentaban con los datos de finales de 2013, un déficit de capital de 24.600 millones de euros, de los que faltan por cubrir menos de 10.000 millones.

"Unos balances saneados"

"Estos resultados permiten pensar que, si bien el sector bancario español se enfrenta a retos importantes en el corto y medio plazo (incluyendo la convergencia a un nuevo marco regulatorio y supervisor y un entorno económico complejo que puede afectar a su rentabilidad), las entidades de crédito de nuestro país afrontan el futuro en buenas condiciones, con unos balances saneados y una posición de solvencia adecuada", ha dicho el Banco de España.
Luis Linde apuntó que desde enero de 2008 hasta el 30 de juno pasado, las entidades han realizado provisiones por valor de 277.640 millones, “un importe equivalente al 25% del PIB”.
Sin embargo, el supervisor admitió que esta buena situación no el final de un proceso, “sino el principio”. “En una semana, el Mecanismo Único de Supervisión entrará en funcionamiento, aunque el Banco de España tendrá también un papel relevante como apoyo al BCE”, comentó.
Preguntado por si llegarán fusiones en España o en Europa, Linde descartó ambas posibilidades. “El sector está aquí muy concentrado. Sobre Europa no tengo una idea clara...”. Sin embargo, Francisco Uría, socio responsable del sector Financiero de KPMG en España, discrepa. “Es previsible que estos resultados puedan abrir la puerta a un proceso de consolidación bancaria en Europa y no solo respecto de los bancos que tendrán que presentar planes de capital”. El futuro sigue abierto.

2.200 millones por la calidad de los activos

El examen europeo a la banca constaba de dos partes, en el caso de las entidades de la zona euro, cuya supervisión pasará a depender del BCE el 4 de noviembre. En primer lugar, un análisis de la calidad de los activos, para ver si hay déficit de provisiones en las diferentes carteras de créditos y otros activos desde el punto de vista de la supervisión. Esto es, aunque se identifiquen déficits, eso no implica que haya que hacer ajustes contables ni que las partidas estuvieran mal contabilizadas.
En segundo lugar, la Autoridad Bancaria Europea (EBA) comprueba cómo resistiría la solvencia de la banca ante dos escenarios económicos, el escenario base o más probable, y el escenario adverso, el auténtico test de estrés. Aunque es poco probable que ese escenario se dé, es una herramienta útil para ver las debilidades de los bancos. Esta parte del análisis se hace también para bancos de fuera de la zona euro, pero con unos criterios que hacen que no sean comparables al examen completo dirigido por el BCE.
El ajuste derivado de la revisión de calidad de los activos (que detecta déficits de provisiones, morosidad oculta y otras sobrevaloraciones de activos) es de 2.200 millones en el conjunto de bancos españoles. Esa es una cifra real, no condicionada a escenarios hipotéticos. Supone solo el equivalente al 0,14% de la exposición al riesgo, el menor ajuste de toda la banca de la zona euro, donde el impacto es de 33.800 millones. Por eso, Luis Linde, gobernador del Banco de España, no ocultó ayer su orgullo de supervisor.
Las entidades que han tenido un mayor ajuste relativo han sido Cajamar, Liberbank y Popular y las que menos, Sabadell (única española con un ajuste cero), Ibercaja, Santander y La Caixa. En cifras absolutas, el mayor ajuste es el del BBVA (unos 700 millones), seguido por Popular (unos 480) y Cajamar (unos 230).
En el contexto europeo, la nota final de las entidades españolas (medida por el escenario adverso) se sitúa en la parte media-alta de la tabla de la zona euro. Kutxabank, el más solvente de los bancos españoles, ocuparía el puesto 31º de los 130 bancos de la eurozona. Bankinter, BFA-Bankia, La Caixa, NCG (Abanca), BBVA, Santander y Unicaja también se sitúan en la mitad superior, entre los puestos 31º y 58º.
Los analistas de AFI coinciden con el BCE en que "es más importante el ejercicio de revisión de la calidad de los activos (AQR) que el test de estrés, en lo que lleva de limpieza, homogeneización y cualquier duda de lo que hay en los balances bancarios" y aseguran que el balance para las entidades españolas es "muy positivo".

BBVA y Santander, casi empatados

Teniendo en cuenta el análisis de calidad de los activos y la spruebas de resistencia, Kutxabank es la que mejor nota obtiene, al igual que ocurrió en el examen anterior. El banco vasco logra un ratio de capital del 11,82% en el escenario estresado, es decir tras someterse a una fuerte caída adicional del precio de los inmuebles y un paro prolongado y alto. En segundo lugar está Bankinter, con una ratio del 10,80% en estas circunstancias. La tercera es BFA-Bankia, el grupo que ha recibido más de 22.400 millones en ayudas públicas, que logra un 10,3%.
Los dos grandes bancos españoles han sacado prácticamente la misma nota en el peor escenario: el Santander, un 8,97% de capital de primer nivel y el BBVA, un 8,97%, frente al 5,5% exigido. Les supera La Caixa, con un 9,25%
El Popular saca un  7,56%, el Sabadell, un 8,33%, Unicaja, un 8,89% e Ibercaja un 7,82%. Cajamar, por su parte, ha logrado un 7,99%, pese a que se pensó que podría tener más problemas.
Entre los bancos que han recibido ayudas públicas, al margen de BFA-Bankia, NCG Banco tiene un 9,14%; BMN, un 8,09%; Liberbank, un 5,62% y Catalunya Banc, un 8,02%

El escenario adverso español

Para España, la EBA imaginaba un escenario adverso con una desviación a la baja del producto interior bruto (PIB) con respecto a las previsiones del escenario base de 5,9 puntos hasta 2016 (de las desviaciones menos severas de Europa, frente a una media de 6,6 puntos en la eurozona).
Eso dejaría a España con un escenario adverso de caída del PIB del 0,3% este año, otro retroceso del 1% en 2015 y un crecimiento de solo el 0,1% en 2016. El escenario favorece relativamente a España en otros aspectos ya que descarta que haya una crisis de la deuda similar a la de 2012: en el escenario más adverso se prevé que el bono a 10 años español esté como máximo en el 5,7%. Hace menos de dos años, los inversores llegaron a exigir un 7,62% por los títulos de deuda española a ese plazo.
El ajuste a la baja de la inflación de un punto también es menor a los 1,9 puntos previstos en la eurozona y no se contempla para España la posibilidad de deflación. Para Europa, el escenario adverso llevaría a una inflación del 0% en 2016. Además, se contempla para España una depreciación adicional de la vivienda del 9,9% (frente al 19% de la media del euro, que en general no ha sufrido los efectos del pinchazo de una burbuja).
http://economia.elpais.com/economia/2014/10/26/actualidad/1414317434_230862.html